Dormir mejor es vivir mejor

May 10, 2016

Un consejo para todos ustedes: no me llamen después de las 10 de la noche entre lunes y jueves, porque voy a estar dormida. Yo he tenido esta regla en mi vida desde el colegio, y mi cuerpo se ha acostumbrado a dejarlo todo y apagarse cuando el reloj marca la hora, hasta sin importar que venga con todas las pilas del mundo —un saludo a las clases de Bari, que me dejan encendía—. Y es una parte importante de mi desempeño cotidiano: sin esa rutina de sueño no puedo llevar un estilo de vida saludable. Poco vale alimentarse bien y ejercitarse si no se cumple con este otro pilar del bienestar.

_W0A8837

Y para los que se justifican con un: “Pero Dominique, ¡yo tiro una pavita ahí después de comida!”, mi respuesta es “¡NO! Hay que dormir profundo”. Llevar a cabo el ciclo de sueño correctamente, llegando a las fases de descanso profundo, es lo que repara al cuerpo.

¿Y cómo se logra eso, si muchos de nosotros hasta mandamos e-mails de trabajo en pijamas? Hay que ponerse límites. Cuando llego a mi casa de noche, ceno, me baño, armo mi bulto de gimnasio y reviso mi agenda para el día siguiente. Después de ahí, está PROHIBIDO hablar de trabajo en mi casa, porque eso hace que no me desconecte y me quede en Work Mode. Pero eso es algo que he tenido que aprender a la mala: cuando comencé con Vita, seguía pensando en trabajo aun de noche, y eso hizo que no descansara como debería.

158e84c5-5787-4135-8a9f-66bf0b80fde0

Cuando hago mis sesiones de coaching personal, muchos de mis clientes me dicen que no duermen bien, o que sufren de insomnio. El mundo se mueve demasiado rápido, y nosotros tendemos a pensar que si no nos paramos de la cama para trabajar en algo que se nos ocurrió a las 11 de la noche, uno va a tener problemas. Y de hecho, sí se van a tener problemas, pero no los que uno espera. No tienen que ver con trabajo, sino con salud. El no dormir bien está relacionado a la depresión, a los problemas inmunológicos, a la obesidad y, obvio, a andar con la cara de cansado todo el día.

13984bea-29a4-4de2-bfe1-b123a9ac3e88

Por el contrario, desconectarse y proponerse tener una sesión de sueño de unas siete horas tiene muchos beneficios:

[-] Las personas se ven más atractivas, descansadas, y sin ojeras[-] Mejora la capacidad de memoria y aprendizaje

[-] Al estar con mejor ánimo y más alerta, estimula el rendimiento en el trabajo o la universidad [-] Para quienes llevan un régimen alimenticio para bajar peso, dormir bien es MUY efectivo para comenzar a ver cambios[-] Dormir bien nos hace sentir positivos y optimistas

[-] Se experimenta una mejoría en el sistema inmunológico

¿Se animan a intentar un experimento donde trabajen sus técnicas de sueño? Inspirada en el artículo 12 Secrets to your Best Sleep, Ever, de Arianna Hungton, aquí les paso mis consejos para mejorarlo.

  1. Hay que crear un ambiente para dormir: enciende el aire acondicionado o el abanico, apaga las luces y aléjate de cualquier sonido que pueda molestarte.
  2. Se deben apagar los aparatos electrónicos al menos 30 minutos antes de dormir.
  3. No se debe cargar el celular al lado de tu cama; yo estoy intentando cargar el mío en el baño, para ni pensar en él.
  4. No se debe ingerir cafeína después de las tres de la tarde; esto puede estar afectando a las personas que actualmente padecen de insomnio.
  5. La cama debe usarse para dormir o para hacer maldades con la pareja, pero no para trabajar.
  6. No se deben subir mascotas a la cama, pues las mismas distraen.
  7. Un baño con agua tibia y sal Epson ayuda a relajarse antes de subir al colchón.
  8. La ropa para dormir debe ser exclusiva para esa actividad; nada de usar el mismo polo-shirt del gimnasio para la cama, pues la mente necesita distinguirlos.
  9. Estirarse y meditar antes de dormir, o tomar clases de yoga nocturnas, es una buena opción.
  10. Para despejar la mente, se puede leer un libro que no tenga NADA que ver con el trabajo.
  11. El té de camomila ayuda a la relajación; se puede tomar uno cada noche antes de acostarse.
  12. Escribir una lista con las cosas por las cuales estamos agradecidos es una gran manera de cerrar el día.

¡Avísenme cómo les va! Por mi parte, seguiré luchando contra la obsesión por tener el celular cerca de mí en todo momento, y trataré de seguir cargándolo fuera de mi cama.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *